SANTA MÓNICA & LOS ANGELES & VENICE BEACH

Era nuestro noveno día de viaje y veníamos desde el pueblo de Kingman, después de una jornada maratoniana de coche, con alguna retención a la entrada de Los Angeles. Pasamos muy cerca del downtown de la ciudad californiana (y del Staples Center, sede del equipo de la NBA de los Los Angeles Lakers) y por fin llegamos a nuestro hotel a las 17:20h.

IMG_20180520_143523 (FILEminimizer)

Esta es la ruta completa que habíamos hecho el día anterior desde Kingman.

Mapa kingman hasta Santa Mónica

Al alojamiento en Santa Mónica o alrededores le dí muchas vueltas, y había un denominador común, TODOS SON CARÍSIMOS, cuando intentas coger algún hotel con buenas críticas los precios se te iban por encima de los 170$ por noche, y como pasaríamos dos noches aquí me resigné y cogí uno en Santa Mónica y no muy lejos de su playa para no tener que usar el coche para movernos. Después de mirar y mirar me decanté por el Comfort Inn Santa Mónica, que tenía buenas críticas en general y estaba relativamente cerca de la mítica playa. Pagamos con booking unos 414$ por dos noches, desayuno incluído. Eso sí, tiene la ventaja de que tiene parking gratuito.

Dejamos el coche y subimos a la habitación, estaba bastante bien, de nuevo una buena cama y como no con su nevera, de verdad que que gran idea esta del frigorífico en todas las habitaciones, además había una máquina de hielo en el pasillo.

IMG_20180519_172753 (FILEminimizer)

En Los Angeles hay una ventaja para los españoles con el idioma y es que la colonia hispana es grandísima así que hay muchas posibilidades de no tener que utilizar el inglés en todo el día. Como curiosidad decir que en esta enorme ciudad vive gente de más de 140 países y se hablan más de 200 lenguas, y se calcula que el 60% de sus habitantes hablan otra lengua diferente al inglés.

Bajamos a la calle y tenía apuntado coger el bus 704 pero delante justo del hotel había una parada y paró un autobús, el conductor pinta de hispano, preguntamos en español si iba a la playa y nos dijo que sí, así que nos subimos, era el nº 1. También nos avisó que por la noche en Santa Mónica no, pero que en Venice Beach tuviéramos cuidado con la seguridad. Pagamos 1.25$ cada uno por el trayecto pero ojo que los conductores no dan cambio así que procurar llevarlo justo.

Si me preguntáis por qué no paramos más tiempo para visitar Los Angeles, la respuesta es sencilla, por falta de días y como había que priorizar, preferí dar más días a otros lugares que a L.A. que me gustaría visitar en otra ocasión y con más tiempo por ejemplo combinándolo con algún parque temático con Magaly y nuestros niños. En esta ocasión decidí dedicar la mayoría del tiempo a visitar Santa Mónica y Venice Beach, con la esperanza también (iluso de mí) de haber tenido una jornada de playa.

Bajamos con el autobús urbano todo Santa Mónica Blvd y nos dejó junto a un centro comercial llamado Santa Monica Place, en la calle 4th.

IMG_20180519_193930 (FILEminimizer)

El mall se veía con algunas tiendas de lujo y muy chulo, pero no íbamos hasta Santa Mónica para ver un centro comercial, de esos estamos hartos de visitar en Madrid así que seguimos caminando hacia la costa, y en apenas 10 minutos llegamos a Ocean Avenue, frente a la famosa playa. En el parque de la entrada unos cuantos mendigos y bajamos hacia el famosísimo Santa Monica Pier. Hacía un viento frío que me hacía arrepentirme de ir en pantalón y manga corta, y pensar que nos queríamos bañar…

No podíamos dejar de hacernos la foto en el cartel que marca el final de la ruta 66 que habíamos recorrido, aunque oficialmente, el punto de llegada estaba en el cruce entre Lincoln y Olimpic Boulevard de la ciudad californiana, la famosa ruta nunca llegó al océano.

IMG_20180519_184605 (FILEminimizer)

Por supuesto bajamos hacia la playa para verla de cerca, era la primera vez en nuestra vida que veíamos el Océano Pacífico y qué mejor lugar que este. También por supuesto no podíamos olvidar las famosas casetas de vigilancia que tan famosas se hicieron en la serie Los Vigilantes de la playa de los míticos Pamela Anderson (C.J.) y David Hasselhoff (Mitch Buchannon) entre otros. Esta serie se comenzó a emitir en 1989 en la NBC y curiosamente fue cancelada tras la primera temporada porque el coste de su producción era muy elevado y su índice de audiencia era bastante bajo, para luego ser un boom nacional e internacional y completarse nada menos que 11 temporadas. Recuerdo como si fuera hoy la sintonía que siendo chavales nos dejaba con la boca abierta. Sin duda fue un momento especial tocar esta playa.

IMG_20180519_181355 (FILEminimizer)

El sol caía y permitía ver el famoso atardecer en el Pacífico y en el famoso muelle, muy fotogénico para alguien que le encantan las puestas de sol como a mí.

IMG_20180519_185547 (FILEminimizer)

Dimos un paseo por el parque de atracciones viendo “personajes” de lo más variopinto y predominando el ambiente sobre todo mexicano. Sobre las 9 ya teníamos hambre y mucho frío así que nos dirigimos al centro comercial para buscar un lugar para cenar, no sin antes no poder evitar apreciar este increíble Lamborghini, qué pasada.

IMG_20180520_195132 (FILEminimizer)

Era sábado y casi todos los restaurantes del mall estaban a tope, pero recordé uno de mi estancia en Chicago y decidimos hacer la cola para entrar, era The Cheesecake Factory. Nos resultó curioso la manera de avisarnos cuando llegó nuestro turno de sentarnos, con una especie de “busca” que vibraba y se iluminaba y que te podías llevar. La verdad que acertamos con el sitio, muy chulo, quizás algo escaso de iluminación y en el que predominaba el rojo como podéis comprobar.

IMG_20180519_213149 (FILEminimizer)

Comimos pasta y una pizza, que con bebida y un postre pagamos 51$ (propinas aparte), no está mal para ser Santa Monica, así que lo recomiendo.

Esperamos el bus 1 de vuelta al hotel y a la 1 de la madrugada llegamos y a dormir, que estábamos agotados.

Día 10

Este día nos levantamos sin prisas, no teníamos horarios muy estrictos y queríamos que fuera un día bastante de relax. Como ya vimos que el día de nuevo estaba nublado y viendo las temperaturas del día anterior teníamos claro que lo de tener una mañana de playa no iba a ser posible así que decidimos aplicar un plan B que era visitar dos lugares de los que nos hacía más ilusión, Beverly Hills y Hollywood, por delante de otros en el downtown como el Paseo de la Fama, el Teatro Chino, etc,

Bajamos a desayunar sobre las 8:30, no había mucho espacio y además no era muy completo pero lo disfrutamos tranquilamente. Magaly bajó hasta con la chaqueta, ¿pero en Los Angeles no luce siempre el sol? pensábamos…

Bajamos al parking a por el coche y pusimos en el GPS la famosa calle de Rodeo Drive, estaba a unos 8 kilómetros así que llegamos enseguida. Condujimos sin apenas tráfico hasta un parque cercano, el Beverly Gardens Park. Vimos que había mucho sitio para aparcar y preguntamos a uno que estaba en un coche que nos dijo muy amablemente que podíamos aparcar gratis al ser domingo, ¡¡¡bingo!!! qué golpe de suerte habíamos tenido. Dejamos el coche y comenzamos a dar una vuelta, alucinando con las casas y los coches aparecados, ¡estábamos en Beverly Hills! qué tendrá el cine y la televisión americana que a casi todos nos hace ser mitómanos de lugares como estos.

Comenzamos a ver mansiones y más mansiones en un entorno de vegetación bien cuidada y palmeras altas, eso sí, nos chocaba mucho ver que a pesar de los carteles de vigilancia que había en las casas, éstas apenas tenían vallas y muchas estaban abiertas de par en par.

Desde el parque decidimos bajar y recorrer Rodeo Drive, ¿os suena? sí, es una calle de dos millas de longitud que une Sunset Boulevard con Beverwil Drive, y el Triángulo de Oro son tres esquinas que se encuentran entre Wildshire Boulevard y Santa Monica Boulevard. En ese espacio se concentran más de 150 tiendas de super lujo, ¿aunque quizás os suene también por la película Pretty Woman :)?

IMG_20180520_095707 (FILEminimizer)

Decir que sólo la Quinta Avenida de New York es una calle comercial más cara que esta en todo el continente americano. Una lástima que fuera domingo porque todas las tiendas estaban cerradas, de no serlo, quizás habríamos comprado algo… o no.

Sobre todas las tiendas destaca una que por fuera nos pareció preciosa, resultó ser la que habíamos leído que es considerada la tienda de caballero más cara del mundo, House of Bijan, donde por ejemplo una corbata no baja de los 800$. Las visitas son siempre bajo estricta cita previa, y su propietario fue originalmente un iraní que falleció en 2011.

IMG_20180520_102927 (FILEminimizer)

Bajamos toda la calle como si catetos del pueblo se tratase, deteniéndonos en cada tienda y viendo sus precios (los pocos que aparecían). También el desfile de coches era considerable, hasta vimos como le ponían una multa dos policías a un Bentley por acelerar ruidosamente como si de un rally se tratase y una señora aplaudiendo desde la otra acera, qué momentazo.

Un poco más adelante, en el cruce con Dayton Way nace una calle más estrecha y con más y más glamour, Versace, Dolce & Gabbana, y como no Tiffany’s.

En esta calle fue muy surrealista ver un caballero perfectamente vestido de la marca Porsche justo delante de la tienda, un domingo, ¿casualidad o marketing?.

IMG_20180520_101257 (FILEminimizer)

Decidimos volver al parque donde habíamos dejado el coche y vimos una especie de feria de artesanía, seguramente a módicos precios. Eran casi las 12 del mediodía y como no, Magaly tenía hambre así que aprovechó a tomarse un perrito caliente, de esos que luego siempre recuerda, como el de Toronto de hace 10 años…

IMG_20180520_112213 (FILEminimizer)

Y hasta aquí llegó nuestro periplo por Beverly Hills y sus emblemáticas palmeras gigantes.

IMG_20180520_114852 (FILEminimizer)

Desde aquí y antes de la hora de comer decidimos ir en busca de nuestro siguiente destino, Hollywood. También podríamos haber ido al barrio de Bel-Air, buscar donde se rodó la serie Sensación de Vivir o Melrose Place, pero no había tiempo para tanto, así que estoy seguro que volveremos y visitaremos todos esos lugares.

Suena bastante mitómano o friki pero a los dos nos apetecía ver las letras de Hollywood con nuestros propios ojos después de verlas tantas y tantas veces por la televisión y el cine. Me había informado bien antes del viaje de encontrar un buen sitio para apreciarlas y finalmente me quedé con la de verlas desde un parque llamado Lake Hollywood Park. Junto a él tenéis la sinuosa Lake Canyon Drive para aparcar. Dado que no hay mucho sitio para dejar el coche, tratar de buscar un buen momento, o por la mañana bien pronto o por ejemplo al mediodía, que es cuando fuimos nosotros.

Si os decidís por ir a este lugar debéis poner en el GPS la siguiente dirección:

Lake Hollywood Park, 3160 Canyon Lake Dr, Los Angeles, CA 90068, EE. UU.

Os he hecho este esquema que espero os quede claro. Los dos puntos en rojo son los miradores en los que estuve yo y desde los que se ven muy bien las letras.

letras Hollywood

 

Subimos desde Beverly Hills y en unos 15 kms estaríamos allí. Por el camino fuimos recorriendo el barrio de Hollywood y disfrutando de cada rincón que veíamos. Pasamos junto a los estudios de Universal, imponente todo el complejo. Yo la verdad es que estaba nervioso, no me podía creer que iba a ser tan sencillo llegar tan cerca del famoso símbolo. Y después de bastantes subidas, al doblar una curva pudimos ver ya las letras a nuestra izquierda, la verdad es que fue un momento emocionante no lo voy a negar. Encontramos sitio para aparcar sin dificultad (otra cosa que me tenía muy nervioso) y seguimos subiendo a pie un pequeño tramo hasta los dos miradores del mapa y allí pudimos disfrutar muy cerca de las famosas letras, que aunque parecen pequeñas miden 13 metros de alto.

IMG_20180520_130144 (FILEminimizer)

La historia de este cartel es muy curiosa: corona la ladera desde 1923 pero originalmente fue concebido para promocionar un proyecto urbanístico y no ponía Hollywood, sino Hollywoodland. En 1949 perdió sus últimas cuatro letras y poco a poco fue teniendo cada más éxito entre los turistas, que llegaban hasta allí en peregrinación…Finalmente en 1978, y en el 75 aniversario de Hollywood fueron objeto de una gran restauración que las dejó como las conocemos hoy.

IMG_20180527_222543 (FILEminimizer)

Si quieres llegar hasta arriba del todo, justo al lado de las letras, parece que hasta Google ha eliminado las rutas de cómo llegar por las presiones de los adinerados vecinos de la zona que están hartos de los turistas. Según pude leer hay una ruta que lleva por la carretera N Beachwood Drive que hay que seguir hasta el final a pesar de ver carteles que ponga que por ahí no se va. Deberéis pasar el Sunset Ranch Hollywood que ofrece hasta paseos a caballo junto a las letras y luego continuar subiendo la colina. Eso sí, el aparcamiento parece que es muy complicado. Yo esta ruta no la hice con lo que sólo puedo asegurar al 100% la que hicimos nosotros y que se ven las letras y permite hacer fotos perfectamente cerca de ellas.

Era ya casi nuestra hora de comer así que volvimos al hotel a dejar el coche y como tenía que cargar el móvil que había olvidado cargar esa noche decidimos comer de las provisiones que nos quedaban y así hacer tiempo.

Salimos del hotel y tomamos de nuevo el bus nº1 que nos dejaría en nuestro próximo destino, Venice Beach, que pertenece al distrito de Venice, enclavado entre Santa Monica Boulevard y el puerto deportivo de Marina del Rey.

Mapa delimita VENICE BEACH

CONSEJO: es una buena opción y que utilicé mucho en San Francisco, poner el GPS de Google Maps en el móvil (con los mapas descargados sin necesidad de datos) mientras váis en el autobús, así sabréis en todo momento por dónde váis y donde os tenéis que bajar.

Nos dejó cerca de la playa así que nos acercamos a ver el famoso ambiente, era domingo así que la afluencia estaba asegurada.

IMG_20180520_150938 (FILEminimizer)

En la playa ahí estaban los espectáculos callejeros, los artistas en la calle, gente jugando al baloncesto (bastante bien por cierto), había canchas de volley, skate y mucho mucho ambiente, sin duda lo más característico de Venice.

Obviamente la playa es muy parecida a la de Santa Mónica, ya que de hecho es la pura continuación de esta.

IMG_20180520_153336 (FILEminimizer)

Estuvimos en la zona de la llamada Muscle Beach donde por ejemplo Arnold Schwarzenegger levantaba pesas a comienzos de los años 70. Desde entonces siempre hay grupos de musculosos riendiendo culto a sus cuerpos, sobre todo para ser observados por la muchedumbre, se nota a la legua ;).

IMG_20180520_155023 (FILEminimizer)

Continuamos nuestro paseo para dirigirnos a otra de las señas de identidad del distrito, y del que reciben el nombre de Venice, los canales. Estos tienen su origen en 1905 con el sueño de un excéntrico millonario tabacalero Abbot Kinney, que tras visitar Venecia, se quedó prendado de sus canales y decidió construir su propia versión aquí aprovechando la zona pantanosa junto a la costa. Sin embargo en la década de 1920, perdieron interés y varios canales volvieron a llenarse para convertirlos en calles.

Dimos un paseo de lo más agradable junto a ellos por un pequeño camino que hay.

IMG_20180520_161429 (FILEminimizer)

Lo que más nos sorprendió fue la absoluta falta de privacidad y por supuesto de seguridad que nos encontramos en las casonas que había junto a los canales. Apenas una pequeña valla y si dirigías tu mirada hacia las casas podías ver a los habitantes dentro o tumbados en la terraza a apenas un par de metros de ti (por supuesto fuimos lo más discretos posible).

IMG_20180520_161129 (FILEminimizer)

Pero volvieron a tomar auge a comienzos de los 90 y los canales volvieron a ser dragados y saneados, para poco a poco ganarse (ahora sí) el favor de las clases más pudientes.

Había casas ciertamente bonitas, con su pequeña embarcación para entrar y salir en ella, y nos preguntábamos, ¿cuánto valdrán? pues un poco más adelante lo descubrimos, esta casa de madera ponía que se vendía y cuando nos quedamos mirando pasó una persona que nos gritó, four million dollars!!! señalando el precio de la casa, buff, ¡¡qué pasada!!

Llegamos al final de los canales y nos dirigimos de nuevo a la playa, allí encontramos gran cantidad de otra característica de Venice, los graffitis.

Como también de repente un extravagante coche con el volumen a toda pastilla, vamos, lo normal en esta zona, casi ni se le veía al conductor…

IMG_20180520_162234 (FILEminimizer)

Volvimos a Ocean Front Walk, el famoso “paseo” de Venice que es donde se reúne una variopinta fauna de artistas callejeros, tarotistas, vendedores ambulantes, turistas, skaters, hippies de antaño o tatuadores. Las casas que daban a la playa sorprendían por estar algunas restauradas hasta el mínimo detalle (en esta zona tuvieron casa por ejemplo Julia Roberts, Lindsey Lohan o Robert Downey Jr.) y otras bastante descuidadas, como pidiendo un nuevo propietario.

IMG_20180520_155004 (FILEminimizer)

Dejamos ya el famoso paseo para finalmente visitar otra de las zonas marcadas como importantes, el Abbot Kinney Boulevard con boutiques vanguardistas centradas en muebles y moda, así como de bares y restaurantes.

IMG_20180520_172203 (FILEminimizer)

Entramos en un par de tiendas y vimos que los precios no eran precisamente bajos, pero quizás por el cansancio que llevábamos encima y que era domingo por la tarde y no vimos mucho ambiente decidimos no pararnos mucho y buscamos un autobús para volver a Santa Mónica.

Esta es la ruta que más o menos habíamos hecho y en las flechas azules están los puntos con los murales urbanos más importantes.

mapa Venice

Nos bajamos del bus junto al muelle de Santa Mónica y decidimos visitarlo de nuevo, el día anterior habíamos dicho de subir a la noria del Pacific Park a modo de despedida para contemplar las vistas desde lo alto.

IMG_20180520_195723 (FILEminimizer)

El ambiente del muelle si he de ser sincero no nos entusiasmó, se parecía más a una feria de cualquier ciudad española que a un sitio verdaderamente con encanto, esa fue nuestra percepción, que por supuesto es muy personal.

IMG_20180519_185936 (FILEminimizer)

Tras unos 10 minutos de hacer “cola” subimos a la noria que como imaginábamos nos dio una bonita perspectiva de la playa de Santa Mónica y de la de Venice. Fue una experiencia recomendable si no os importa pagar los 10$ que pagamos cada uno.

IMG_20180520_194538 (FILEminimizer)IMG_20180520_194601 (FILEminimizer)IMG_20180520_194740 (FILEminimizer)

De regreso nos dimos una vuelta por la zona comercial llamada 3rd Street Promenade y volvimos al centro comercial de la noche anterior. Habíamos visto una tienda de Disney y no nos pudimos reprimir de comprar un par de regalos para nuestra Liria, como la echábamos de menos.

Para cenar fuimos de nuevo al CheeseCake Factory para después volver al hotel en el bus nº1 lo antes posible, al día siguiente teníamos la segunda jornada maratoniana de coche de todo el viaje, casi 600 kilómetros!! y por carreteras bastante peores que la ruta de dos días antes, ¡¡la carretera por la costa BIG SUR nos esperaba!!

Ir a la siguiente entrada: COSTA DE CALIFORNIA (BIG SUR)

Ir a la entrada anterior: RUTA 66

Volver a la PÁGINA PRINCIPAL DEL VIAJE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s