BOSTON

¿Y por qué este viaje a Boston?

La respuesta es porque Estados Unidos, a pesar de sus defectos y a pesar de la imagen que a veces proyecta, tengo que decir que a mí me encanta visitarlo y que todas las experiencias que he tenido en él han sido de lo más satisfactorias, así que cuando surgió la posibilidad de un nuevo viaje al país norteamericano, con un vuelo a un precio que fue una auténtica oportunidad, no me lo pensé. A este viaje me acompañaría en un principio mi cuñado Víctor y mi compañero habitual de escapadas Manolo, pero después se fue añadiendo la tropa salmantina, Roberto, Eva (alias Rocío) y Dani, la cosa prometía.

Volamos en noviembre 2019 pero compramos los billetes en torno al mes de febrero ya que salieron vuelos baratos desde Barcelona con la compañía Level, aerolínea de bajo coste de Iberia, por los que pagamos tan sólo 240€, a los que habría que añadir el pequeño vuelo de Madrid a Barcelona (otros 50€).

Una de las motivaciones importantes del viaje era la oportunidad de volver a disfrutar de un partido de la NBA, y qué mejor equipo para ver que un mítico como los Boston Celtics, así que si a eso sumamos lo atractivo de poder visitar la capital de Massachusets, se convertía en un destino perfecto para esta escapada. Lamentablemente en el mes de agosto salió el calendario de la NBA y ¡oh! sorpresa, los Celtics no jugaban en casa los días que íbamos a estar en la ciudad, así que nuestro ‘gozo en un pozo’, pero bueno, encontraríamos otra alternativa…

Con una pequeña escala en Barcelona y tras un registro exhaustivo y aleatorio, cogíamos rumbo a Estados Unidos, sería mi quinto viaje a los EEUU ¡¡¡BOSTON nos esperaba!!!! ✈

fbt

Recordar que en esta compañía la comida a bordo hay que pagarla al hacer la reserva o bien comprarla allí mismo, gratuito sólo hay si queréis un vaso de agua ;). Tengo que decir que los asientos no eran muy espaciosos pero el entretenimiento a bordo era bueno, con películas y series en español con la pantalla individual para cada uno (no olvidéis llevaros auriculares), así que mi opinión de esta compañía LEVEL, viendo el precio de sus billetes es más que satisfactoria.

Aterrizamos sobre las 20h. e hicimos los trámites de inmigración bastante rápido. Como no facturábamos maletas, salimos enseguida al hall central donde sacamos dinero en los cajeros, lo habitual en nuestros viajes. Fuera nos esperaba James, un amigo de mi compañero Roberto, que amablemente nos llevó al hotel en su coche de 7 plazas.

Hago un inciso sobre el alojamiento, porque buff, me costó mucho encontrarlo esta vez, ¿por qué? porque son carísimos en Boston. Me recorrí todos los del buscador Booking, y hasta tiré de Airb&b, pero todos los precios se disparaban y por supuesto ninguno estaba céntrico. Pero no sé en qué momento o cómo, di por casualidad con el que iba a ser nuestro alojamiento, The Verb Hotel y en su propia página ví que tenía precios interesantes y buenas críticas en otras, además no tenía que adelantar nada, así que reservé sin dudarlo. Reservé una habitación con dos camas de matrimonio en las que podíamos dormir 4 así que nos saldría todavía más económico. Fuimos 5 noches por las que pagamos en total 520€ con desayuno incluído, precio imbatible en esta ciudad.

Además el hotel estaba muy bien situado, junto al estadio de los Red Sox de baseball, cerca de la zona de grandes hoteles de Newbury y Boylston Street y no muy lejos del centro.

Situación hotel The Verb

Llegamos al alojamiento de noche y ya por fuera y como aparecía en las fotos tenía muy buena pinta, de lo más rockero y original.

mde_vivid

mde_vivid

Entramos dentro y nos enamoró el precioso hall,  con un look de lo más popero y con un aire años 70 – 80 que lucía espectacular 🎸🎶.

cof_vivid

Vimos que en ese hall ofrecían fruta, agua y café gratis para poder disponer de ello gratuitamente en todo momento, gran detalle.

Nos pidieron la tarjeta para hacernos el cargo de la reserva (en USA siempre cobran por adelantado) y subimos a la habitación. Estaba genial, todo muy limpio y no faltaba detalle.

Además tenía una cosa muy original en cada habitación, y es que había un tocadiscos en el que podías poner música, para los amantes de los vinilos, este detalle os encantará🎵 .

mde_vivid

En la recepción del hotel disponías de un montón de discos que podías ir intercambiando a tu gusto. Espectacular idea, ¿no créeis?

cof_vivid

Además la habitación doble de Rocío y Dani estaba justo al lado de la nuestra y hasta tenía una puerta que las comunicaba.

Dejamos las maletas y a pesar del cansancio salimos fuera dispuestos a cenar algo.

A los pocos metros de ahí encontramos una hamburguesería, de la cadena Tasty Burger, había poca gente ya que era martes y las 10 de la noche 🍔🍟.

mde_vivid

El sitio era la típica hamburguesería tipo Mcdonalds y tenía lo de siempre, comimos casi todos hamburguesas y la cuenta total fue de 58$ propina aparte, muy buen precio, apenas 10 dólares por cabeza.

Tras eso volvimos al hotel buscando la cama desesperadamente, algunos no habíamos dormido nada en el avión y el despertador ya estaba puesto a las 7 de la mañana. Recordemos que en noviembre anochece aquí sobre las 16h, así que había que madrugar porque pronto se acababa la luz natural.

Día 2. Trinity Church, Boston Public Library, Cheers & Beacon Hill. Harvard University

Durmiendo 4 en una misma habitación, el jet lag y como suele pasar las ganas de ver la ciudad, no dormimos mucho y antes de las 7 ya estábamos duchándonos y preparándonos para “quemar” la ciudad. Nos arreglamos y bajamos a desayunar.

De nuevo un muy agradable lugar, con una novedad, música a un volumen bastante alto para que no olvidarámos, que ahí se respiraba música a todas horas.

sdr_vivid

Fuera hasta tenía una piscina que se podía disfrutar en invierno porque estaba climatizada y que en verano tenía que ser espectacular disfrutarla, de verdad os recomiendo 100% este hotel, qué gran descubrimiento.

cof_vivid

Y ya estábamos preparados para ver la ciudad, de la que doy algunos datos, que como siempre, me gustan, lo siento para los que no :). Boston es la capital de Massachusetts y su ciudad más grande, su población es de unos 694,000 habitantes (2018) similar por ejemplo a la de la ciudad de Sevilla, y que la coloca en la posición 23 de todo el país.  El área metropolitana “Greater Boston” alberga a unos 4.7 de personas, haciendo que suba al décimo puesto como área metropolitana mayor de los Estados Unidos.

Si váis a esta ciudad, comprobaréis que también tiene un distrito financiero de edificios altos, de hecho es el tercero más importante tras Chicago y New York, pero por lo que destaca más es por sus maravillosos barrios de casas bajas, muchas de arquitectura victoriana fruto de la influencia inglesa y por supuesto que es una ciudad llena de historia, que yo creo que es su sello más característico. Es una ciudad bastante cara en general, no en vano ocupa el primer puesto en cuanto a ingreso medio de las familias de toda la costa este por encima por ejemplo de New York y Washington. Es considerada la capital intelectual por excelencia de EEUU, una ciudad elitista donde casi la cuarta parte de la población lo conforman estudiantes, no en vano en el estado hay más de 100 universidades y colleges!!!!

Fundada en 1630, es una de las ciudades más antiguas de los Estados Unidos y con mayor riqueza cultural. Cerca de Boston se instalaron los primeros colonos puritanos que llegaron de Reino Unido en el famoso barco Myflower y que fundaron Nueva Inglaterra. Más de un siglo después aquí comenzó la Guerra de Independencia de las 13 colonias y por tanto el nacimiento de los EEUU (1776). El papel fundamental que desempeñó en esa independencia se destaca en el Freedom Trail (Sendero de la Libertad), una ruta peatonal de 4 km de sitios históricos que cuenta la historia de la fundación de la nación y esto veréis en todas las guías que es lo que no hay perderse de Boston.

Como para esa ruta dedicaríamos el día siguiente entero decidimos destinar esta primera jornada a ver lo más interesante fuera de dicho “trail”. Así que como el hotel no estaba lejos decidimos ir caminando y acercarnos hasta la Trinity Church a pesar de que estaba lloviendo. Por el camino pudimos disfrutar de esta época del año que se veía reflejado en los parques y jardines que atravesábamos 🍁.

bst_vivid

Un pequeño inciso para hablar de una cosa importante, el clima de esta ciudad, que al estar tan al norte es de los más duros del país, pudiendo llegar en inviernos extremos a temperaturas por debajo de los 20 bajo cero. En noviembre debería rondar los 10 de máxima y los 3 de mínima pero hay un factor importante en estos lugares, la llamada sensación térmica, con un viento que suele soplar desde lo más profundo de Canadá. Nosotros íbamos preparados de verdad, con gorros, camisetas y mallas términas, buenos abrigos🧣🧤,  pero es verdad que tuvimos suerte y luego no fue para tanto, y digo suerte porque os mostraré al final qué pasó unos pocos días después de dejar la ciudad.

Llegamos a una de las plazas más emblemáticas de Boston, la Copley Square, donde nos dirigimos a la Trinity Church justo cuando abría, a las 10h. Esta es una iglesia episcopal de la diócesis de Boston construida en 1877 después de que la situada en su anterior emplazamiento se quemara en el Gran Incendio de Boston de 1872. Según pude leer la torre que se eleva hasta los 64 metros está inspirada en edificios medievales españoles, ya decía yo que me resultaba familiar…🤔 me recordaba al románico de nuestro país.

cof_vivid

Había leído que la entrada costaba 10 dólares nada menos, pero que si se decía que se iba a rezar la entrada era gratuita, así que nos dispersamos, pusimos cara de cristianos anglicanos, y cuando nos preguntaron dijimos “we come to pray” y para dentro 🙏.

El interior es un espectacular despliegue de murales y vidrieras de colores que nos sorprendieron para bien, así que recomiendo la visita sí o sí.

cof_vivid

Después de un rato salimos al exterior y como había leído que ese miércoles a las 11h había una visita guiada gratuita en la Biblioteca Pública de Boston, otro de los monumentos más importantes de la ciudad, decidimos entrar en otra imponente iglesia para hacer tiempo, la Old South Church. Cabe destacar que otra de las señas de identidad de Boston y de Massachusetts en general es la cantidad de congregaciones que hay con sus iglesias locales.

sdr_vivid

Se trata de un templo gótico renacentista terminado en 1875 y cuya entrada es gratuita. Su interior es mucho más austero que el anterior pero interesante.

mef_vivid

A las 11h nos dirigimos al hall de entrada de la Boston Public Library donde nos esperaba a un pequeñísimo grupo (esto es lo bueno de ir en esta época y entre semana que apenas había turistas) y un hombre de avanzada edad dispuesto a hacernos de guía durante una hora por esta fabulosa biblioteca. Desde fuera es imponente el edificio McKim, que es célebre por su magnífica fachada (inspirada en los palacios del Renacimiento italiano).

cof_vivid

Se fundó en 1852 y contiene nada menos que 15 millones de libros. Es la biblioteca municipal más antigua de Estados Unidos y la tercera que dispone de más fondos. Recuerdo de nuevo que Boston se considera la capital intelectual de los EEUU, conocida como la “Atenas de América”.

Accedemos a las escaleras de entrada que son maravillosas, construidas en mármol, y al hall que está decorado con pinturas cuyo significado nos explica nuestro guía explica en inglés pero muy lentamente con lo que lo entendemos más o menos bien. Impresionante este lugar.

cof_vivid

A continuación entramos en silencio en la sala de lectura Bates Hall, considerada arquitectónicamente como una de las más importantes del mundo. Su forma es rectilínea, pero terminando en ábside en sus extremos, recordando a una basílica romana, preciosa esta sala.

cof_vivid

Entramos en otra sala donde continuamos escuchando las explicaciones sobre el significado de cada mural.

cof_vivid

Finalmente salimos al patio central, donde se encuentra un jardín de esculturas, rodeado de una galería de arcadas a la manera de un claustro renacentista.

cof_vivid

Y aquí termina nuestra visita. Nos despedimos de nuestro amable guía y nos dirigimos a tomar un café a la zona más moderna de la biblioteca.

Continuamos hacia el río Charles y recorremos toda esta zona conocida como Back Bay, una de las más exclusivas de la ciudad, llena de casas y mansiones muchas del siglo XIX. Una pena que lloviera tanto para no apreciar más esta zona, que a mí me encantó. En muchas de ellas todavía quedaban las calabazas de la reciente fiesta de Halloween 🎃 .

sdr_vivid

Finalmente llegamos a como no, uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad y que a los de nuestra generación nos hizo mucha ilusión, quién no se acuerda de la serie de TV de los 80, Cheers. Decir que la foto que salía del exterior en la serie, era de este lugar. El interior del bar sin embargo se grabó íntegramente en un plató de televisión.

sdr_vivid

Después de esto decidimos acercanos a la que es considerada la calle más fotografiada del país, la estrecha y adoquinada, Acorn Street. Los que viven parece que están hartos porque ponía bien claro que no se podía acceder salvo a fotógrafos profesionales pero nosotros aprovechando que estábamos sólos, la recorrimos, en silencio, eso sí.

cof_vivid

Toda esta zona llena de viviendas victorianas de ladrillo, conocida como Beacon Hill, es también una cita obligada al ser muy característica de Boston. Se trata de un barrio histórico y encantador donde la herencia del pasado y la tradición se conservan a rajatabla, dos ejemplos, no se permite hacer ningún cambio en las fachadas de los edificios si no pasa por un comisión arquitectónica y las lámparas todavía son de gas como hace más de cien años. Por supuesto también es un barrio muy elitista y caro, por un apartamento de una habitación preparar unos 1,800 – 2,000$ de alquiler al mes.

sdr_vivid

Como ya se acercaba la hora de comer decidimos ir a Cheers a ver si teníamos sitio, y tuvimos suerte porque el bar es muy pequeño, con unas pocas mesas y una zona de venta de souvenirs donde sin duda “picamos” algo. Tenía buen ambiente y como siempre las camareras nos atendieron muy bien.

El precio nos sorprendió porque pensábamos que iba a ser más caro, platos de unos 15 dólares, Coca-cola 3,5$ y sidras y cervezas más grandes a 7$, precio caro para nosotros, pero muy normal en la ciudad. Al final la cuenta fue de 155$, unos 26$ por persona (propina aparte). Varios de nosotros nos pedimos este plato que eran patatas con queso y que nos gustó bastante, muy “light” como podéis apreciar.

mef_vivid

Como no hacernos la foto de rigor.

sdr_vivid

Esta es la ruta que habíamos hecho esta mañana, para que la tengáis en cuenta, yo creo que es más que recomendable si tenéis tiempo ⌛.

ruta primer día

Tras la comida nos vino a buscar James para llevarnos a conocer, a un grupo de universitarios como nosotros, a posiblemente la más prestigiosa del mundo, la Universidad de Harvard.

Deciros que es la institución de educación superior privada más antigua de Estados Unidos. Surgió en 1636 con el nombre de New College y posteriormente modificó su denominación a Harvard College en reconocimiento a su principal benefactor (ojo, no su fundador), John Harvard de Charleston, que donó a la institución su biblioteca y todos sus ahorros.

Esta dicen que es una de las estatuas más fotografiadas de los EEUU y es curioso el hecho de que no representa al propio John Harvard si no a un guapo estudiante que tomaron como modelo, ya que no se tenía una imagen de este benefactor.

IMG_20191120_154244 (FILEminimizer)

El campus principal ocupa 85 hectáreas, y tiene su centro en la Harvard Yard, un área de jardines y edificios que constituye la parte más antigua y el centro del campus de la universidad y que recorrimos caminando. Toda esta zona está llena de bibliotecas, edificios de aulas, departamentos académicos y residencias para los estudiantes. Aquí tenéis el denominado University Hall.

sdr_vivid

Como decía anteriormente es una de las universidades más selectas del mundo, ya que de cada 100 aplicaciones, sólo 5 estudiantes son admitidos y es curioso el dato de que alrededor del 60% de sus alumnos reciben becas de acuerdo a su necesidad y hasta el 20% de ellos incluso no tienen que desembolsar nada. Para que os hagáis una idea, el coste de la matrícula de un curso para un estudiante sin beca ronda los 46,000$, a lo que si sumamos el alojamiento, manutención y otras tasas sube hasta los 67,500$.

Daba escalofríos sólo pensar que en estas aulas han estudiado 158 galardonados con un premio Nobel, 8 presidentes norteamericanos, 108 medallistas olímpicos, 48 premios Pullitzer, etc, y personas tan importantes como Franklin D. Roosevelt, John F. Kennedy, Bill Gates, Barack Obama, Mark Zuckerberg, etc.

Su biblioteca, con una colección de 20,4 millones de volúmenes y 5,4 terabytes de archivos digitales, es la biblioteca académica más grande del mundo, cifras mareantes. Intentamos entrar pero lamentablemente se necesita una acreditación.

IMG_20191211_221119 (FILEminimizer)

Y un par de comparaciones que a mí me dejan boquiabierto, y es que en sus aulas estudian alrededor de 7,000 alumnos de grado y unos 13,200 de postgrado, bastantes menos que los 65,000 por ejemplo que cursan estudios este año en la Complutense de Madrid, pero es que la Universidad de Harvard contó en 2018 con un presupuesto de 5.200 millones de dólares (2018), que es, aproximadamente la mitad del de las 50 universidades públicas españolas juntas!!!!

IMG_20191120_154301 (FILEminimizer)

Entramos en la llamada Pusey Library, también en Harvard Yard, donde podréis ver expuestos diversos archivos, manuscritos, fotos y documentos digitales de la Universidad.

En esta foto tenéis la Memorial Church, construida en 1932 y donde se rinde homenaje a aquellos licenciados en Harvard que han muerto en las diferentes guerras mundiales.

cof_vivid

Con James entramos en la facultad de derecho, de reciente construcción. No podía pensar en otra cosa al observar a los afortunados estudiantes que tenían el privilegio de poder estudiar aquí, qué sensación de orgullo puede sentirse licenciarse en una universidad de tanto prestigio.

cof_vivid

Nosotros no fuimos porque no teníamos mucho tiempo pero una visita muy recomendable es al Museo de Historia Natural (Harvard Museum of Natural History), un museo de pago muy visitado y referencia a nivel mundial.

Salimos al exterior y finalizamos nuestra visita dando un pequeño paseo por la cercana localidad de Cambridge donde pudimos ver casas muy típicas americanas y seguro nada baratas, preciosas.

IMG_20191120_161712 (FILEminimizer)

Finalmente nos dirigimos en coche de regreso a Boston en medio de un intenso tráfico debido a la lluvia y que era la hora de volver a casa después del trabajo.

Estas son las bonitas vistas nocturnas de Boston desde Cambridge, del otro lado del río Charles.

IMG_20191120_164244 (FILEminimizer)

Como todavía no era la hora de cenar decidimos ir a tomar algo, y James nos llevó a un sitio con solera, la Warren Tavern, una de las tabernas más antiguas del estado de Massachusetts y de las más históricas de América, fundada en 1780. Se encuentra en el barrio costero de Charlestown, con grandes raíces irlandesas. Es un lugar de lo más agradable, con un montón de tipos de cerveza (recordar que en Boston la cerveza es más que famosa) y donde pasamos un muy buen rato 🍺🍺.

IMG-20191120-WA0083 (FILEminimizer)

Salimos del bar ya hacia las nueve de la noche dispuestos a ir a cenar, y el bueno de James nos llevó a cenar a un sitio llamado Trillium, un restaurante tipo cervecería que estaba hasta los topes de gente y donde pudimos comer platos de todo tipo, desde hamburguesas típicas hasta un surtido de chorizos y pulpo.

La cuenta fue de 166$, que sin propina tocamos a unos 24$, no estuvo mal siendo un local que parecía estar muy de moda.

Y de allí regresamos al hotel en coche, habíamos dormido poco y teníamos ganas de coger la cama.

Día 3. The Freedom Trail

Pusimos la alarma⏰ a las 7 pero de nuevo nos desperamos antes, desayunamos y pronto ya estábamos dipuestos para iniciar el recorrido más famoso de Boston y en el que se visita lo más característico de la ciudad, el Freedom Trail.

Para movernos por la ciudad teníamos las opciones de transporte público, taxis o Uber. Como ya había utilizado esta última opción en otros viajes a EEUU y me había ido bien, y dado que éramos 6 para compartir precios decidimos pedir un coche XL con capacidad para 6 personas, y en apenas unos minutos lo teníamos ahí. Nos cobraría 24$ por llevarnos hasta el punto donde comienza la famosa ruta, en el Parque Boston Common. Nos llevó un conductor dominicano con el que pudimos en castellano, y no es el único que habla nuestro idioma en la ciudad, ya que se estima que un 17% de la población es hispanohablante.

De nuevo vuelvo a recomendar utilizar para moverse Google Maps, descargaros los mapas en un sitio con wifi y luego los podréis utilizar sin conexión desde cualquier sitio.

El día amaneció soleado, a diferencia de la jornada anterior así que estupendo para explorar la ciudad. Como el primer punto que abría era el Granary Burying Ground, que lo hacía a las 9, nos dirigimos hacia allí para conocerlo. Este cementerio encajado en pleno distrito financiero, fue fundado en 1660 y es el tercero más antiguo de Boston.

IMG_20191121_085026 (FILEminimizer)

Toma su nombre del granero que estaba ubicado junto al camposanto donde hoy se levanta la iglesia de Park Street. En él se encuentran enterrados tres firmantes de la declaración de independencia de los Estados Unidos: Samuel Adams, John Hancock y Robert Treat Paine. Se estima que en el cementerio se encuentran enterradas unas 5,000 personas.

IMG_20191121_085201 (FILEminimizer)

Salimos y dimos un paseo por el agradable Boston Common, el parque público más antiguo de los Estados Unidos construido en 1634 y que ocupa un área de 20 hectáreas.

IMG_20191121_091255 (FILEminimizer)

Por todo el parque, y como ya recordábamos que nos pasó en Hyde Park, en Londres, las ardillas campaban a sus anchas, y no es que se acercaran a ti, es que poco más y se metían en tu bolsillo.

Dimos un paseo de nuevo por la fantástica zona de Beacon Hill que ahora con el día soleado, lucía mucho más.

Los cochazos americanos tipo pickup no dejan de sorprenderme… monstruos que se pueden ir por encima de los 400 CV y más de 60,000 dólares.

IMG_20191121_091547 (FILEminimizer)

Sobre las 10 ya fuimos a ver otro edificio de los primeros de la Freedom Trail, la Massachusetts State House.

IMG_20191121_093447 (FILEminimizer)

La entrada es gratuita y menos mal que decidimos esperar a que abriera porque el edificio nada más pasar la puerta, nos dejó boquiabiertos.

La Massachusetts State House es la sede de gobierno del estado. El edificio fue levantado entre 1795 y 1798 y la cubierta de su cúpula está realizada en cobre y recubierta por láminas de oro de 23 quilates. Este edificio sirvió de inspiración para el Capitolio de Washington y para muchos de los capitolios estatales de los Estados Unidos. Cada sala que visitábamos nos gustaba más y más, llena de recuerdos y homenajes de todo tipo, es envidiable como los norteamericanos destacan, protegen y respetan todos estos honores y reconocimientos.

IMG_20191121_100415 (FILEminimizer)

A medida que lo recorríamos e íbamos viendo salas alucinábamos con la majestuosidad de las salas, con mármol brillando por todas partes. Todo era visitable y campábamos a nuestras anchas.

Una de las más bonitas, la sala Nurses Hall o ‘Salón de las Enfermeras’, que recibe su nombre de la escultura que representa a las enfermeras que participaron en la Guerra de Secesión y cuenta con murales que narran los hechos que dieron lugar a la misma.

IMG_20191121_101258 (FILEminimizer)IMG_20191121_101315 (FILEminimizer)

También permiten la visita a la ‘House of Representatives‘ o ‘Cámara de los Representantes’. Una sala oval construida en la última década del siglo XIX y que fue testigo en 1798 de la primera reunión de la Cámara de Representantes.

IMG_20191121_100906 (FILEminimizer)

En una de las alas del edificio se encuentra la Biblioteca del Estado, establecida en 1826 para recopilar y albergar colecciones de mapas, libros de estatutos y documentos del gobierno de la Commonwealth.

IMG_20191121_102042 (FILEminimizer)

Vuelvo a decir que nos quedamos encantados con este edificio, para mí fue la visita que más me gustó de todo lo que ví en Boston, por supuesto una visita IMPRESCINDIBLE.

Salimos y seguimos la línea del Freedom Trail saltándonos el Granary Burying Ground que ya habíamos visitado y la Park Street Church, que estaba cerrada. Estábamos inmersos en pleno distrito financiero de la ciudad, uno de los más importantes del país.

Llegamos a la King’s Chapel, una iglesia anglicana construida en granito en 1754 sobre otra anterior de madera erigida en 1686 y que fue sustituida al quedarse pequeña para albergara a los que se iban incorporando a la congregación.

IMG_20191121_104118 (FILEminimizer)

Destaca su magnífico interior, considerado uno de los más elegantes ejemplos de arquitectura georgiana de los Estados Unidos.

IMG_20191121_104457 (FILEminimizer)

Justo al lado encontraréis el King’s Chapel Burying Ground (Cementerio de la Capilla del Rey) que es el más antiguo de Boston remontándose su origen a 1630 y fue utilizado solamente durante 30 años.

En este camposanto (qué diferentes son a los que podemos ver en nuestro país) se encuentran los restos de muchos de los primeros colonos, entre ellos la primera mujer que llegó a Nueva Inglaterra.

IMG_20191121_104800 (FILEminimizer)

Ya no hacía falta ni el GPS para seguir el “trail” porque viene marcado en el suelo el recorrido que hay que seguir. Llegamos al siguiente punto de interés, que vimos por fuera rápidamente, la Benjamin Franklin Statue & Boston Latin School (Estatua de Benjamin Franklin y Escuela Latina de Boston), considerada esta la primera escuela pública de los Estados Unidos. Su origen se remonta a 1635. La estatua de Benjamin Franklin rememora el lugar que ocupó aquella primera escuela pública de los Estados Unidos a la que asistieron Benjamin Franklin, Samuel Adams y John Hancock.

Siguiente parada, la Old Corner Bookstore, un típico ejemplo de los edificios de vivienda y comercios que flanqueaban las calles del Boston colonial. Pudo salvarse de su destrucción en la década de 1960 y ahora alberga un restaurante mexicano como véis en la foto, con lo que no es visitable. Fue construido como boticario para un farmacéutico en 1718, convirtiéndose en centro literario a mediados del siglo XIX.

IMG_20191121_110215 (FILEminimizer)

Continuamos y llegaréis a la Old South Meeting House. Construida en 1729 como lugar puritano de adoración, era el edificio más alto del Boston de tiempos de la colonia. Durante la revolución estadounidense, los ciudadanos se reunieron aquí para desafiar el dominio británico. Fué aquí donde en una reunión en 1773 el patriota Samuel Adams implantó el famoso Montín del Té (en protesta por los altos impuestos, unos 400 colonos abordaron tres barcos de la East India Company, arrojando el cargamento de té al puerto de Boston).

La entrada costaba 6$ y finalmente decidimos no entrar, lamentablemente no había mucha motivación.

IMG_20191121_110132 (FILEminimizer)

La siguiente parada fue otro edificio clave por su valir histórico, la Old State House, que fue la sede del Gobierno colonial británico entre 1713 y 1776. Apenas nos encontrábamos visitantes como nosotros, es lo bueno de venir en estas fechas y fuera de fin de semana, y yo que odio las aglomeraciones estaba encantado.

IMG_20191121_110514 (FILEminimizer)

Alcanzada la independencia, la ‘Old State House’ acogió la primera cámara legislativa de Massachusetts. Podéis entrar y encontraréis un museo y una tienda grande de souvenirs. La entrada al museo costaba nada menos que 12$, y ofrecía mucha información histórica, quizás más interesante si eres norteamericano.

La vista del mismo rodeado de rascacielos fue una de mis favoritos de la ciudad.

IMG_20191121_111748 (FILEminimizer)

Justo delante de la fachada del edificio, podréis ver un gran círculo de piedra llamado Site of Boston Massacre (Lugar de la Matanza de Boston), donde en 1770, soldados británicos abrieron fuego contra una multitud de bostonianos. El suceso provocó la muerte de cinco personas y dio gran publicidad a los independentistas.

IMG_20191121_111703 (FILEminimizer)

Dado que son tantos sitios, os enseño la ruta de la primera parte que habíamos hecho.

Freedom Trail 1

El siguiente punto del Trail es el Faneuil Hall, un antiguo edificio de estilo georgiano, inicialmente construido en 1742. El edificio, llamado ‘La Cuna de la Libertad’ por los discursos patrióticos que en él se dieron, ha tenido permanentemente utilidad de mercado y lugar de reuniones. En su interior alberga un punto de información histórico muy interesante y que os recomiendo visitar.

IMG_20191121_112143 (FILEminimizer)

Uno de los más famosos oradores del Faneuil Hall fue Samuel Adams, quién en 1763 ya sugirió la unión de las colonias británicas americanas para su lucha contra el gobierno británico. Frente a la fachada principal del edificio se encuentra una estatua de este personaje tan importante para los EEUU.

Justo al lado hay un mercado gastronómico en un singular edificio, es el Quincy Market, no forma parte del Freedom Trail pero os recomiendo visitar sobre todo si buscáis un lugar para comer. Este edificio de estilo renacentista griego construido en 1824-1826 está repleto de tiendas y restaurantes, además de puestos y carritos que venden de todo, desde café exótico hasta mariscos frescos y pan artesanal. En verano por lo visto tiene muchísima animación y está llena de artistas callejeros de todo tipo.

IMG_20191121_113053 (FILEminimizer)

Dentro podemos encontrar el Cheers Faneuil Hall, un establecimiento cuyo interior es una réplica del bar de la serie de Norm, Woody, Carla, Frasier y compañía.

IMG_20191121_113354 (FILEminimizer)

Como todavía era un poco pronto para comer decidimos seguir adelante, tomamos algo en una cervecería y seguimos el Freedom Trail. Nos dirigimos en dirección este hacia el barrio residencial de North End, el más antiguo de la ciudad. Recordemos que Boston tiene 21 barrios.

Desde esta zona hay una vista muy interesante de la zona financiera que acabábamos de atravesar.

IMG_20191121_121141 (FILEminimizer)

Este barrio, que también es conocido como Little Italy, es un laberinto de calles repletas de restaurantes italianos, delicatessen tradicionales, cafeterías y pastelerías.

La siguiente parada era Paul Revere House, la casa más antigua de Boston y donde vivió el héroe de la Guerra de Secesión Paul Revere entre 1770 y 1800. Este personaje es conocido por su legendaria cabagada en 1775 para avisar a los rebeldes de Lexington de la llegada de los británicos.

La construcción data de 1680 aproximadamente y fue levantada en el lugar que ocupó la segunda Iglesia Parroquial de Boston tras el incendio de la misma en 1676. Cobran 5$ por entrar y la visita es muy breve. Dentro te guía una persona por las diferentes estancias y no se permite tomar fotografías.

IMG_20191121_120017 (FILEminimizer)

Como ya sí se acercaba la hora de comer, habíamos previsto hacerlo en una pizzería muy popular en la ciudad, y que la veréis bastante frecuentemente, la Regina Pizzería 🍕. La encontramos con el GPS de Google Maps y entramos. Nuestra compañera Rocío es intolerante a varios alimentos, entre ellos el gluten y cuando ya sentados pedimos si había alguna opción sin gluten nos dijeron que no, así que nos disculpamos y nos fuimos en busca de algún otro que sí tuviera la opción.

Buscamos por los alrededores que estaba lleno de restaurantes, sobre todo italianos y finalmente entramos en uno que resultó ser uno de los mejores de todo el viaje y cuyas “historias” duraron varios días. Se llamaba La Famiglia Giorgio’s y estos sí que tenían opciones “gluten free”.

Nos fijamos cuando les llevaban los platos a otras mesas y vimos que las raciones eran enoooormes, pero no sabían a quién se enfrentaban, a unos “tragaldabas” como nosotros.

Pedimos sobre todo platos de pasta y ahí que nos pusieron unas raciones como para un regimiento… pero más de uno pudo con eso y con más…

IMG_20191121_134224 (FILEminimizer)

Y las Coca Colas de medio litro, para bañarse dentro… todo tamaño XXL.

IMG_20191121_132407 (FILEminimizer)

Los platos rondaban los 17$, con las bebidas no tan caras como en otros sitios. La cuenta final fué de 138$, unos 23 por cabeza, la verdad que calidad-precio estuvo muy bien.

Seguimos la ruta para acercarnos a la Old North Church que data de 1723 y fue levantada con ladrillo en el estilo georgiano dominante de la época. Es la iglesia más antigua de Boston todavía en pie. El campanario de la iglesia, de 58 metros de altura, ocupa un lugar importante en la historia de la revolución americana ya que fue donde en 1775 el sacristán Robert Newman, siguiendo instrucciones de Paul Revere, colocó dos lámparas para advertir el avance de los británicos que se dirigían hacia Lexington y Concord y cuyo episodio precedió a estas dos famosas batallas.

IMG_20191121_143132 (FILEminimizer)

La entrada costaba 8$ y decidimos entrar Roberto y yo, el resto prefirió irse a tomar un café. La iglesia por dentro conserva en la actualidad los típicos bancos cerrados de la época que alquilaban las familias por un año, a un precio nada barato por cierto. La gente con más dinero traía también a sus sirvientes o esclavos que se sentaban en los bancos de la planta superior.

IMG_20191121_141900 (FILEminimizer)

Al lado de la iglesia hay una zona de homenaje a los caídos, y un pequeño museo del chocolate totalmente prescindible.

IMG_20191121_142643 (FILEminimizer)

Salimos coincidiendo los dos de que los 8$ de entrada no estábamos muy convencidos de que hubiera valido la pena, salvo por el simbolismo que tiene y el papel que tuvo en la independencia de los EEUU.

Pasamos junto a otro cementerio histórico, y la parada nº 14 del Freedom Trail, Copp’s Hill Burying Ground, construido en 1659, fue el segundo cementerio de la ciudad. Durante la ocupación británica, el ejército coloco aquí su artillería, y durante la Guerra de Independencia desde aquí abrieron fuego los cañones contra el destacamento rebelde situado en Charlestown, al otro lado del río Charles.

IMG_20191121_143741 (FILEminimizer)

Como ya estábamos a menos de una hora de que anocheciera, decidimos darnos prisa para ver los dos últimos puntos de la Freedom Trail. Cruzamos el North Washington Street Bridge desde donde había unas buenas vistas de los barcos atracados.

IMG_20191121_144559 (FILEminimizer)

Y llegamos al muelle 1 de los astilleros de Charlestown Navy Yard donde se encuentra el buque insignia de la Armada americana, el USS Constitution, el barco de guerra más antiguo en activo de los Estados Unidos, botado en 1797.

La entrada es gratuita y hay un museo al lado que sí que es de pago. Para visitar esta preciosa fragata tendréis primero un control de seguridad y os pedirán el pasaporte.

IMG_20191121_150220 (FILEminimizer)

El buque tiene el apodo de Old Irdonsides, ganado en la guerra de 1812 tras soportar los cañones del buque de la corona británica ‘Guerriere’ y se salvó del desguace gracias al poema del mismo nombre. Compuesto en 1830, el autor del poema pidió ayuda pública para salvar el buque, dado que las reparaciones para su puesta de nuevo en servicio eran muy costosas, y tuvo éxito ya que finalmente el presupuesto fue aprobado y el barco salvado. En 1997 sería restaurado, siendo capaz de navegar por sus propios medios. Cada 4 de julio, Día de la Independencia de los los Estados Unidos, el USS Constitution zarpa para recorrer el puerto, cambiando además su posición de amarre.

IMG_20191121_152425 (FILEminimizer)

Podréis acceder al interior y bajar hasta dos niveles para ver casi todas sus dependencias, una visita muy interesante, que con un guía que nos hubiera explicado por ejemplo curiosidades habría sido excepcional. Todavía recuerdo la visita al submarino alemán en Chicago y como alucinamos Víctor y yo con las explicaciones.

Al lado de este podréis ver atracado un destructor, construido en California, y que ha terminado aquí sus días de gloria como barco de exhibición.

Y ya finalmente caminamos cuesta arriba hacia lo que es el último punto de la ‘ruta de la libertad’, el Bunker Hill Monument.

Dedicado en 1843, este obelisco de unos 67 metros de altura conmemora la primera batalla significativa de la revolución y donde los rebeldes se hicieron fuertes y consiguieron acabar con la vida de más de 1,000 británicos. Finalmente perdieron esta batalla pero marcó el comienzo de las victorias posteriores.

Se puede subir hasta lo más alto pero olvidaros de un ascensor, tendréis que escalar a pie los 294 escalones que hay hasta la cima. Nosotros, que estamos tan en forma 😓, por supuesto los subimos sin pensárselo. La entrada como en tantos sitios de esta ciudad, es gratuita.

IMG_20191121_153757 (FILEminimizer)

Las vistas desde lo más alto por supuesto merecen la pena el esfuerzo, unas vistas preciosas del skyline. Desde lo alto se ve bien lo grande que es la ciudad y como el río Charles divide a la ciudad en dos partes, en una estaría Cambridge, y al otro lado Boston.

IMG_20191121_155011 (FILEminimizer)

Y aquí más al este, la zona de la Bahía de Massachusets y la zona del puerto y Charlestown a la izquierda.

IMG_20191121_155031 (FILEminimizer)

Aquí nos hicimos la foto “oficial”📸👏 con el cartel que muestra toda la ruta.

IMG_20191121_160727 (FILEminimizer)

Esta es la segunda parte de la Freedom Trail que habíamos hecho.

Freedom Trail 2

Como casi no habíamos caminado y somos gente tan jovial y en forma, pues decidimos volver andando al centro de Boston. Cruzamos el puente de nuevo e hicimos una parada para tomar algo. Nuestras aplicaciones de móvil decían que habíamos caminado ese día más de 25 kms!!.

De repente empezamos a ver gente con camisetas de un equipo que no reconocíamos bien, gracias a Google averiguamos que eran los Boston Bruins, el equipo de hockey sobre hielo 🏒 de la ciudad y que jugaba esa noche en el cercano TD Garden, el mítico y famoso Boston Garden.

Hago un inciso para hablar del deporte en esta ciudad porque es increíble. Además de estos Bruins y los Celtics, ambos equipos top de cada deporte, están los New England Patriots, que aunque tienen sede en la localidad de Foxborough, son muy populares en Boston y en todo Massachusetts (quién no conoce al gran Tom Brady). Y por último el otro deporte nacional, el béisbol, tiene como no a un equipo mítico, los Red Sox, fundamos en 1901 y varias veces campeón de las series mundiales.

Nos acercamos a la tienda de los Celtics porque teníamos algún encargo pero finalmente no encontramos las tallas que necesitábamos. Las camisetas nada baratas, 120$, pero eso sí, preciosas.

Desde aquí ya decidimos coger un coche con la aplicación Uber que por poco más de 20 dólares nos dejó en otro sitio que no os debéis perder, el Prudential Tower, que con 52 plantas es la segunda torre más alta de Boston detrás de la John Hancock Tower. Tiene un centro comercial en sus plantas inferiores pero lo mejor lo tiene en lo más alto. La entrada al observatorio costaba 21$ así que me enviaron a mí de fotógrafo oficial y lo disfruté porque el sitio, por la noche, es ESPECTACULAR.

IMG_20191121_190409 (FILEminimizer)

El mirador es de 360º, lo que permite ver todos los alrededores de la ciudad. Es verdad que yo ya conozco Chicago y New York que superan a esta ciudad con su skyline pero creo que bien merece una visita.

IMG_20191121_185642 (FILEminimizer)

La visita a este Skywalk incluye un audioguía que por falta de tiempo no escuché. Además tiene alguna mini-exposición interesante a lo largo del paseo circular.

IMG_20191121_190250 (FILEminimizer)

Después de un rato ya decidimos volver andando al hotel que no estaba muy lejos para cenar en un restaurante que nos había recomendado James, el Yard House, que a pesar de ser jueves, estaba hasta los topes. No pedimos mucho porque más de uno estaba un poco lleno después de la comida tan “ligerita” que tuvimos 🤢. El restaurante era muy chulo y tenía una colección de grifos de cerveza que yo pocas veces había visto. La comida pues bueno, nada espectacular.

IMG_20191121_201055 (FILEminimizer)

En la cena nos pasó algo que podía haber terminado en un problema grave y es que cometieron un error ya que nos trajeron pan de hamburguesa normal a Rocío cuando se lo habíamos pedido sin gluten, un despiste muy peligroso. Menos mal que Rocío es intolerante y no alérgica y porque somos buenas personas porque si contratamos un abogado en esta ciudad que es famosa por ellos precisamente y denunciamos, igual la indemnización nos había dado para jubilarnos 🤑… al menos vino el cocinero a pedirnos disculpas. Pagamos 104$ y por supuesto no nos cobraron la famosa hamburguesa, e imaginaos lo que dejamos de propina, esos errores no se pueden cometer.

Después de ahí regresamos al hotel a dormir, que había ganas después de aquella maratoniana jornada. Además al día siguiente tocaba madrugar, de nuevo.

Día 4. New York

Como ya comenté, este viaje tenía una motivación importante, que era el baloncesto🏀, el poder disfrutar de un partido de la NBA. Los Celtics como ya os dije estaban de gira por el oeste así que buscamos alternativas. La ciudad más cercana era New York, sí, New York, a pesar de que todos menos Víctor ya la conocíamos, ¿¿quién se resiste a volver??. Una vez descartado ir a ver a los Knicks, cuyo equipo lleva 20 años dando pena, nos fijamos en un nuevo rico vecino de aquellos, los Brooklyn Nets. Este año habían fichado a la super estrella Kevin Durant aunque estaba lesionado para todo el año pero se habían traído también a Irving, así que decidimos ir a verlo. Compramos las entradas desde España por las que pagamos unos 107$, el rival serían los Sacramento Kings. Así que esa mañana cogimos un coche alquilado y partimos pronto hacia New York, para volver después del partido a nuestra ciudad.

Como esta entrada es de BOSTON y la intención de mi blog no es contar mi vida si no tratar de ayudaros en lo que pueda si váis a conocer, en este caso la ciudad de Boston, obviaré este día y os invito a si os interesa visitar mi entrada de New York, a la que he añadido algo de esta visita relámpago.

Día 5. Boston College. Comida de Acción de Gracias.

El viaje de ida y vuelta a New York fue duro pero increíble, de nuevo poder disfrutar de la ciudad de los rascacielos fue fantástico, también el partido de baloncesto. Salimos de NY sobre las 22h y llegamos a Boston a las 3 de la madrugada, más que hechos polvo, pero mereció la pena. Por el coche de alquiler de 7 plazas pagamos 130$, con conductor adicional y la tasa de peajes incluída. De gasolina apenas pagamos 45$ en total.

Al día siguiente, que sería el de nuestro último día en la ciudad lo tomaríamos de más relax. James, el amigo de Rober, estaría con nosotros este último día, y como era sábado nos propuso ir a ver un partido universitario de la NCAA, la liga universitaria, y enseguida nos encantó la idea 🏀🏀👏👏 .

Ese día no teníamos previsto madrugar previendo la hora a la que llegaríamos de NY, pero de nuevo sobre las 8 ya estábamos todos despiertos. Bajamos a desayunar tranquilamente, hicimos las maletas, el checkout, y todavía nos sobró como una media hora que aprovechamos para llamadas y navegar por internet. El wifi del hotel iba fantástico y por cierto, en Boston es verdad que lo hay en muchos sitios, y la mayoría sin necesidad de registro, aún así os recomiendo llevar una tarjeta SIM para tener internet en cualquier lugar, hay opciones muy baratas y puede ayudar mucho. En este viaje Víctor compró una que podéis hacerlo en esta página holafly con opciones muy económicas como por ejemplo 29€ por 5 días, 34€ por 7 y así sucesivamente. Elegir la opción que elijáis creo que es una buena opción, y no, no me llevo comisión, os transmito nuestra buena experiencia con ellos.

Llegó James a buscarnos a las 11am y fuimos a ver el partido, que sería en el Boston College, otra universidad muy conocida de Massachusetts, privada, católica. Es la institución de enseñanza superior más antigua de Boston, pues fue fundada en 1863. Cuenta con más de 13,000 estudiantes, de los cuales el 3% son extranjeros provenientes de más de 60 países.

Unos 15 minutos antes de comenzar el partido llegamos al pabellón de baloncesto Silvio O. Conte Forum, comúnmente conocido como Conte Forum, que tiene una capacidad para 8,600 espectadores y fue inaugurado en 1988. La entrada fue muy barata, 20€. Boston College compite en la División I de la NCAA, en la Conferencia Atlantic Coast.

 

IMG_20191123_115220 (FILEminimizer)

Antes del partido como siempre, el himno y mucho respeto, hasta salió un veterano de guerra, presentado como el héroe del día y la gente se puso en pie rompiéndose las manos a aplaudirle. A alguno le podrá parecer excesivo y hasta excéntrico, pero a mí sinceramente lo único que me despierta cosas como estas es envidia sana.

IMG_20191123_120030 (FILEminimizer)

El partido estuvo muy bien, si te gusta el basket lo gozarás, la intensidad con la que juegan, esto sí es defensa y no lo de la NBA  🤣🤣, además estuvo muy igualado, la banda de música tocando, olor a comida, muy buen ambiente…

Pudimos acercarnos muy cerca de la cancha para verlo mejor y no tuvimos ningún problema. Lamentablemente el equipo local perdió finalmente el partido 65-62, contra la universidad de Depaul, natural de Chicago. Repito, una experiencia muy recomendable.

IMG_20191123_125651 (FILEminimizer)

A pesar de la derrota, las animadoras de los Eagles no tuvieron problema para hacerse una foto con el fan número 1 de su equipo 😉.

IMG_20191123_130327 (FILEminimizer)

En el pabellón me sorprendió ver una forma de recaudación de fondos que parece que resulta muy eficaz. Se trata de fotos y objetos aportados por deportistas famosos y que luego los espectadores apuntan la suma que quieren donar para llevárselos y así se organiza una subasta.

IMG_20191123_130520 (FILEminimizer)

IMG_20191123_130532 (FILEminimizer)

Del Boston College destaca también su equipo de fútbol americano, considerado uno de los dos mejores de universidades católicas norteamericanas, junto con los Notre Dame Fighting Irish. Pudimos entrar en el campo incluso pisar hasta el propio césped.

IMG_20191123_142151 (FILEminimizer)

Nuestro vuelo salía a las 23h, así que todavía teníamos la tarde por delante. James tuvo el detalle ese día de invitarnos a comer en su casa. Por el camino pudimos disfrutar viendo las viviendas típicas americanas, que no me cansaré de decir que me encantan.

En su bonita y coqueta casa pudimos gozar de nada menos una comida de ‘Acción de Gracias’ especial para nosotros🍽. Una tradición que tantas veces habíamos visto en la televisión y el cine y que quién nos iba a decir que la íbamos a poder disfrutar ahí todos juntos. ¡¡Muchas gracias James & family!! fue un día redondo.

Y lamentablemente llegó la hora de tener que irnos al aeropuerto para volver a Madrid, al que llegaríamos el domingo a las 17h tras 4 horas de escala en Barcelona.

Otros lugares para visitar…

Aquí os añado otros sitios a los que podéis ir si disponéis de más tiempo⌛⌛ , espero que os pueda servir, yo confío en poder verlo todo en una futura ocasión:

  • Instituto Tecnológico de Massachusets (MIT), cómo olvidarse de otra institución top mundial, esta fundada en 1861. Es célebre en la investigación científica y tecnológica, especialmente en ciencia e ingeniería, no en vano por ejemplo en esta universidad se crea una media de una patente al día. La institución, como Harvard, cuenta con numerosos premios Nobel entre sus profesores y antiguos alumnos.
  • Podéis hacer una visita a la ciudad de lo más original quizás si tenéis poco tiempo y no os importa pagar el precio. El Boston Ducks Tour se hace en unos vehículos anfibios cuyo origen están en la II Guerra Mundial. Combinaréis el paseo por las calles de Boston con navegar por el río Charles, todo en el mismo vehículo.
  • También podéis ir ver la casa donde vivió el presidente JF Kennedy, en el bonito barrio de Brookline, y cuya entrada además es gratuita.
  • Saliendo ya de la ciudad podéis acercaros a Plimoth Plantation, a unos 70 kms de Boston, donde se recrea el asentamiento original de la colonia de Plymouth establecida en el siglo XVII por los colonos ingleses. Ideal si por ejemplo váis con niños.
  • Otro día podéis acercaros a la localidad de Salem, famosa por los juicios que decenas de mujeres sufrieron a finales del siglo XVII bajo la acusación de brujería. Esta se encuentra a unos 25 km al norte.
  • Por último si tenéis más tiempo y como yo sois unos grandes amantes del baloncesto, podéis desplazaros a unos 150 km al oeste de Boston a la localidad de Springfield, a visitar el Naismith Memorial Basketball Hall of Fame que reconoce y premia a jugadores, entrenadores y árbitros con una gran contribución al mundo de este deporte. Hay que recordar que en esa ciudad el profesor canadiense James Naismith allá por 1891 dió origen al baloncesto 🏀con sus famosas cestas de melocotones .

Tuvimos suerte con el tiempo y mucho, y si no mirar lo que pasó una semana después de irnos, cayó una nevada en Boston impresionante, uff, por qué poco no nos pilló…❄❄❄

IMG_20191123_145304 (FILEminimizer)

IMG-20191203-WA0008 (FILEminimizer)

Y aquí termina este post sobre BOSTON, que sin tener nada espectacular y que destaque especialmente como otras, merece mucho la pena. Descubriréis quizás la capital con mayor influencia europea del país y cuna de su independencia, una ciudad avanzada y elitista que basa su economía en la tecnología, los estudios superiores, la salud y las finanzas, con un deporte top a nivel nacional y llena de riqueza cultural. Os invito a conocerla y espero que mi aportación os pueda suponer una ayuda para sacarle toda la esencia a la misma y que la disfrutéis tanto como lo hicimos nosotros. Hasta la próxima!!! 👋👋

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s